Prácticas recomendadas para
trabajar desde casa

Nuestra cultura laboral está cambiando en todo el mundo. Pero trabajar desde casa no tiene que significar sentirse alejado.

trabajar desde casa

La cultura laboral está cambiando en todo el mundo. Pero trabajar desde casa no tiene que significar sentirse alejado.

El truco es establecer rutinas nuevas para comunicarse y colaborar. Esto requiere de estructura y previsibilidad, pero también de paciencia y flexibilidad. Si implementamos prácticas adecuadas, podemos trabajar con eficacia y, al mismo tiempo, reunir a los equipos.

Sigue estas siete prácticas recomendadas para que los trabajadores remotos sigan conectados.

Asegúrate de contar con lo necesario

Asegúrate de contar con las herramientas que necesitas para comunicarte y colaborar con eficacia.

  • Hardware (computadora, micrófono, cámara) y software necesarios
  • Internet de alta velocidad
  • Espacio tranquilo y seguro para trabajar
  • Acceso fácil a los grupos de colaboración del equipo y discos compartidos
  • Crear un chat individual con tu superior
  • Fijar los horarios laborales preferidos y compartirlos con tu equipo y tus socios
  • Documentar objetivos, activos para entregar y plazos

Analiza las preferencias laborales con tu superior y tu equipo

Analiza las preferencias de comunicación (correo electrónico, chat, video), la frecuencia de las conversaciones personales, la toma de decisiones, y la forma y el momento de escalar tareas. Si tienes personas a cargo, no te olvides de tener contacto con ellas de forma regular. Los trabajadores remotos se pueden sentir aislados; entonces, un simple “hola” puede marcar la diferencia.

Ponte en contacto con regularidad y comparte contexto

Cuando los equipos están en diferentes lugares, es difícil saber quién vio las novedades y la información del proyecto; por ese motivo, es importante reforzar el contexto por escrito, con conversaciones individuales y con reuniones de equipo. Siempre empieza con el nivel más general de contexto en las reuniones y los documentos escritos para garantizar que todos estén al tanto de los objetivos, los activos para entregar y los plazos antes de pasar a los detalles. Si tienes dudas, comunica toda la información que consideres necesaria para que todos estén al tanto.

Administra bien las reuniones

Las reuniones bien organizadas y los seguimientos son esenciales para mantener a todos productivos y conectados cuando una parte o la totalidad del equipo trabaja desde casa.

 

  • Organiza las reuniones cuando la mayor cantidad de personas estén disponibles. En ocasiones, resulta difícil y tienes que organizar una reunión muy temprano o muy tarde entre un equipo remoto, pero, en esos casos, garantiza que la conveniencia sea justa.
  • Asegúrate de que las reuniones tengan un objetivo y una agenda claros, y de enviar los recursos de lectura previa con antelación. Agrega esta información en la invitación a la reunión para mantener todos los datos en un solo lugar al que se pueda acceder con facilidad.
  • Si llevas a cabo una reunión totalmente remota, designa a un moderador y establece reglas para que todos puedan participar.
  • Usa videollamadas para las reuniones, incluso las individuales. El video ayuda a establecer una presencia y conexión. Usa tecnologías de videoconferencias que funcionen para tu equipo (p. ej., Workplace, Zoom, BlueJeans, Portal, Messenger Video, FaceTime, etc.).
  • Usa auriculares en las reuniones para asegurarte de escuchar bien y evitar otras distracciones.
  • Cuando no estés hablando durante una reunión remota, asegúrate de tener silenciado el micrófono para que todos puedan escuchar al orador.
  • Muéstrate presente. Mantente concentrado en las reuniones y muestra signos no verbales que indiquen que estás siguiendo el tema. Algunos signos simples, como los movimientos de cabeza, son eficaces para demostrar a los demás que estás concentrado en la conversación.
  • Piensa en las personas que trabajan desde casa si hay varias personas en la reunión que están en diferentes lugares, como una oficina o en el campo.
  • Comparte las notas detalladas después de la reunión. Crea publicaciones o documentos de colaboración para todas las reuniones y designa a alguien del equipo para que se asegure de que se registren y compartan las notas, los comentarios, los modelos, las decisiones, etc.

Realiza llamadas telefónicas cuando tenga sentido hacerlo

Una llamada rápida (durante el horario laboral) a menudo es una forma más rápida de solucionar un problema entre dos personas o un grupo pequeño. Establece una norma con el equipo para realizar llamadas telefónicas si necesitan resolver cuestiones rápidamente o si hay problemas de conectividad.

Reflexiona sobre las conversaciones difíciles

Ten en cuenta que es posible que algunos temas sean difíciles de conversar cuando las personas están en distintas ubicaciones (por ejemplo, brindar comentarios constructivos). Si tienes que hablar sobre algo sensible, empieza preguntando cómo se siente la persona y pregúntaselo después de la conversación para ver cómo sigue. Piensa en tener estas conversaciones por videollamada y no por teléfono.

Cuídate

  • Establece una rutina que funcione para ti y tu equipo. Crea una rutina que te ayude a realizar tu trabajo con eficacia y eficiencia. Para algunas personas, se trata de simular la estructura del ambiente de la oficina en su casa, mientras que para otros se trata de establecer una nueva rutina.
  • Establece límites razonables. Tal vez, al trabajar de forma remota en los proyectos, sientas que siempre estás trabajando. Prioriza pausas durante el día y presta atención a posibles signos de agotamiento en los demás y en ti. Esto es muy importante durante tiempos de crisis, cuando tal vez otros miembros de la familia no estén yendo a la escuela o al trabajo.
  • Mantente conectado. Conéctate con tus comunidades sociales (en Workplace y Facebook) y, si tiene sentido, organiza reuniones sociales por chat o, incluso, toma un café virtual por chat para mantenerte cerca de tus compañeros de trabajo y amigos.

Asegúrate de que las reuniones tengan un objetivo y una agenda claros, y de enviar los recursos de lectura previa con antelación.

Ahora es más importante que nunca mantener conectada a la empresa. Con las herramientas adecuadas y una buena planificación, trabajar desde casa no implica sentirse lejos. Para obtener más recursos sobre cómo seguir juntos, pese a la distancia, visita nuestro Centro de recursos para trabajo remoto.