2020: ¿Cómo puede México aprovechar su potencial de comercio electrónico?

Uno de los principales desafíos para el desarrollo del comercio electrónico en México es la banca, opina Juan D’Antiochia.

comercio electronico

 

 México tiene el segundo mercado de comercio electrónico más grande de Latinoamérica después de Brasil, representando el 30% de las ventas en la región, y se espera que crezca un 56% para 2022-12% CAGR. México es un terreno fértil para el crecimiento.

Con más de 70 millones de teléfonos inteligentes, un tercio de sus consumidores prefieren comprar mediante este medio. Además, el principal grupo demográfico de usuarios de smartphones tiene entre 18 y 34 años, lo que refleja la disposición de la generación más joven para adoptar el eCommerce y el mCommerce y trazar el curso del crecimiento económico del país.

Mobile es el canal de más rápido crecimiento en el país con un 18% de CAGR y está en camino de superar las ventas de ecommerce tradicional en 2020, momento en el que representará el 52% de todas las ventas en línea.

Sin embargo, si bien México se encuentra entre los 10 principales países a nivel mundial para el comercio electrónico, ya que los consumidores compran cada vez más en línea, la nación aún no está a niveles de economías como Estados Unidos y Reino Unido. Entonces, ¿cómo puede México aprovechar su potencial de comercio electrónico?

Uno de los principales desafíos para el desarrollo del comercio electrónico en México es la banca. En 2018, más de 50 millones de personas tenían al menos un producto financiero, pero el comercio electrónico requiere avances más amplios en las nuevas opciones de pago electrónico para crecer, como billeteras electrónicas o tarjetas prepagas. La habilitación de métodos de pago alternativos desbloqueará mayores oportunidades de crecimiento para el floreciente sector de comercio electrónico de México.

En 2018, las tarjetas de crédito siguieron siendo el método de pago más popular para el comercio electrónico, representando el 29.9% de las compras, seguidas de las tarjetas de débito con el 23.9%. Si bien las billeteras electrónicas representan el 14.2% de las ventas en línea, se espera que este número crezca.

Otro factor clave en el comercio electrónico es la seguridad. Cuando se trata de hacer pagos en línea, la seguridad es el principal motivo de preocupación entre los mexicanos, de la misma manera que lo es para los consumidores brasileños. Según la Asociación Mexicana de Ventas en Línea, el 34% de los consumidores mexicanos ha sido víctima de fraude en línea o contracargo en el último año.

Mientras tanto, más del 25% de los clientes ven la falta de seguridad como su principal razón para abandonar una compra en línea y el 28% no haría una compra si un sitio no se considera seguro.

Esta demanda de seguridad ha dado lugar a debates sobre la introducción de tecnologías de vanguardia como la biometría y las opciones de autenticación de pago, como el reconocimiento de huellas digitales. Sin embargo, el acceso a la tecnología biométrica dentro de México aún es limitado en comparación con mercados como Europa y Estados Unidos, lo que restringe la capacidad de México de hacer realidad estos conceptos.

Además de superar los obstáculos técnicos, los comerciantes deben encontrar una manera de aprovechar el poder del comercio electrónico para aumentar los ingresos. Esto no significa que el comercio deba desaparecer en el punto de venta, sino que debe complementarse con el comercio electrónico y viceversa.

Otra área importante a considerar es la logística. Uno de los beneficios de comprar en línea es la velocidad de entrega, sin embargo, según el Banco Mundial, México ocupa la posición 51 de 167 en el Índice de performance logística, lo que indica que con capacidades logísticas mejoradas, México podrá fortalecer aún más su sector de comercio electrónico. Eventos como el Buen Fin, el Black Friday y el Cyber ​​Monday son la oportunidad perfecta para que las empresas ingresen al comercio electrónico, pero al mismo tiempo plantean un desafío, ya que en fechas como esta, la cadena logística puede verse superada por el mayor volumen de solicitudes.